parallax background

Pingüino Mutante

Antártica Humana
Octubre 14, 2016
Sonidos Magallánicos
Octubre 14, 2016
 
El arte de este número es gentileza de Juan Carlos Alegría, el Pingüino Mutante. En sus comics e ilustraciones representa tanto una generación marcada por lo años de dictadura, como lo que significa hacer cultura en el territorio austral. Desde sus dibujos en los ochenta para la revista “La Peste”, a sus últimos trabajos para “El fantasma del Faro Evangelista”, Juan Carlos imagina desde Magallanes, combinando elementos locales con ideas de ficción. Sus ilustraciones se fijan en su entorno inmediato, pero generan vínculos imaginativos hacia el pasado y el futuro.

por Patricio Escobar.
Fundación Decide

 
 
Punta Arenas ha sido muy colonizada desde sus inicios, en esa época nos juntábamos con los hijos de los migrantes en la escuela pública y eso generó un enlace con la literatura que traían ellos

Pingüino Mutante

La PesteL a revista “La Peste” representa tanto una realidad generacional expresada en personas como Oscar Riquelme, Yayo Riquelme, Oscar Pacheco, Mauro Barrientos, Bedrich Magas, Jimena Saiter, Carlos Beca, Niki Kuscevic y Juan Carlos Alegría, quienes vivían tanto en el contexto de dictadura, como en las condiciones particulares del territorio magallánico. La revista nace en el año 87 como necesidad de expresión de una generación de puntarenenses. En ella, poesía, cine, cuentos y dibujos mostraban un nuevo fenómeno cultural paralelo a las protestas contra el régimen dictatorial. Desde años anteriores,  el puntarenazo, el bombazo en la iglesia del Barrio 18 y el atentado a Pinochet, empezaron a ser reflejo de que las cosas estaban cambiando, y comenzaron a aparecer revistas como La Matucana, El Rodriguista, La Paja, Puaj y La Beso Negro, que contenía reivindicaciones homosexuales. Fueron fenómenos editoriales con características punk, diagramaciones muy caóticas y portadas duras.

“Nos apestaba mucho la mojigatería chilena, el conservadurismo, el control militar y todas las miserias que son conocidas hoy. De allí también el nombre La Peste, había mucha conexión con la factura Punk de una época, nos juntábamos en el bar Toulouse, teníamos mucha influencias de autores como Jodorowsky, Moebius, Bilal, escuchábamos a los Electrodomésticos, The Clash, Joy División, King Krimson y mucho jazz, muestra de este hastío fue cómo lanzamos La Peste 2 que fue en un quilombo [casa de prostitutas] con un final de película, nos quedamos sin dinero y salimos escapando en medio de balazos”.

 

Pingüino Mutante

Los comics de La Peste “eran reflejos sicodélicos y síntoma de la caída de las ideologías, la estética se significaba en los edificios, el agobio, el tiempo, la vida y la muerte, ¿qué sentido tiene todo esto? Había una figura existencial, el tema ideológico estaba, pero se iba más allá cuando uno había sido adolescente para el golpe militar, uno era más escéptico con la política, pero siempre teniendo un pensamiento politizado. La revista era factor de ruptura, ya no había control de cuadros.” Para Juan Carlos, “eso fue un factor creativo, los partidos aparecieron después y llegaron los exiliados y nos aplaudían, que bien muchachos nos decían, pero fueron los mismos viejos que llegada la democracia nos dijeron ya cabrito para la casa, y este pequeño sueño (la revista) se acabó en el año 96”.

Terminada La Peste, Juan Carlos empieza con Pingüino Mutante que, a diferencia de la revista, era un proyecto personal, “era como cuando las bandas se separan y uno parte con su carrera de solista, este trabajo estaba muy influenciado por el cine, Blade Runner,  Brazil. El tema de la mutación, el híper consumo, el tema neoliberal. El pingüino mutante era un pingüino con casco de la Primera Guerra Mundial. De ahí en adelante tomé mayor independencia, empecé a desarrollar mi propio mundo”. Después vino “Sara Braun y las ovejas eléctricas” (imagen superior y portada de este número de Revista En Torno). “Este trabajo era un relato, como un caleidoscopio, donde todo está ocurriendo a la vez, Sara Braun (personaje histórico de Punta Arenas, mandante del icónico edificio ubicado en la Plaza de Armas) aparece desde el otro lado del tiempo, y con furia desbocada viene a buscar todo lo que le pertenece, ella es un alma que quedó atrapada en su propio laberinto codicioso, está aferrada a la materia. Esto produce apariciones violentas en el firmamento patagónico, algunos científicos creen que son auroras boreales o efectos de cambio climático, todo en un ambiente rodeado de ovejas vigilantes, que como drones y con miradas láser amenazantes forman parte del paisaje”. Este trabajo se publicará en el periódico The Penguin News, de Port Stanley, en Falkland Islands en el año 2017.

Pingüino Mutante

“El fantasma del Faro Evangelista” nace de la poesía de Rolando Cárdenas, escritor magallánico. Evangelista es una isla perdida que queda en la boca occidental del Estrecho de Magallanes, donde se instaló un faro. Es tan difícil llegar a la isla que sólo una vez al año llegan con provisiones. En el relato, uno de los fareros muere, y el que quedó tuvo que quedarse solo con el cadáver 6 meses, corrió la historia entre los marinos, hasta que Rolando la tomó y hace este poema, es un escrito sobre el temor, el aislamiento, lo espectral, la soledad. “Cuando lo leí, lo encontré magistral, y en una semana hice todos los monos en blanco y negro, después le puse color, me impactó el texto”, dice Juan Carlos. Estos dibujos fueron posteriormente tomados por Niki Kuscevic que los fotografió y creó una nueva obra. Hoy, Juan Carlos trabaja en el relato de la travesía de Hernando de Magallanes que próximamente será expuesta en Portugal.

Pingüino Mutante

La obra de Juan Carlos Alegría habla desde Punta Arenas de procesos locales, pero a su vez es reflejo de historias generacionales nacionales e incluso globales. “Punta Arenas ha sido muy colonizada desde sus inicios, en esa época nos juntábamos con los hijos de los migrantes en la escuela pública y eso generó un enlace con la literatura que traían ellos”. Los cielos amenazantes, las ballenas, las ovejas, los personajes históricos locales, los edificios de Punta Arenas, las antenas de celular, la dictadura, el rock; son parte de los imaginarios que Juan Carlos lleva a sus dibujos, y que son el arte de este número de la Revista En Torno, ilustraciones que creemos son fiel testimonio de la cultura que ha nacido desde el territorio austral.

Compartir: