parallax background

Mover el margen

M. Emilia Tijoux: hay que unir fuerzas contra el racismo
Enero 21, 2018
 

Por equipo Revista Entorno

 

L uego de la primera vuelta presidencial, el análisis político fue más o menos ecuánime. En reducidos términos, a pesar del 36,7% de Piñera que le daban el primer lugar, la propia votación de la Nueva Mayoría más el Frente Amplio, hizo instalar la idea de que las reformas de Bachelet eran las triunfadoras y de que la gente quería un cambio. No obstante, el escenario cambió drásticamente en la segunda vuelta, y de la incertidumbre que pesaba acerca del triunfo del candidato de la derecha reaccionaria, se transformó en una arrolladora victoria, con cifra de votación record para un candidato de ese sector, y la más altas de desde Frei Ruiz-Tagle.

La duda quedó instalada ¿hacia dónde se moverá el margen los próximos 4 años? Lo cierto es que fue la derecha quien ganó por ahora, al menos en lo electoral. Al parecer su discurso en contra del cambio pegó más fuerte en la población votante, disputando firmemente el asentamiento de una sociedad imbuida en valores individualista, en contraposición a una sociedad cimentada sobre valores de solidaridad.

Se vienen tiempos de crisis de todo tipo; sociales, económicas, institucionales. No sólo por la polarización de las fuerzas que disputan la hegemonía política que se agudizará, sino también, por una escalada y merecida irritación hacia la institucionalidad y poderes fácticos que, aunque de forma incipiente, están sufriendo fisuras en sus pedestales. La tensión está tironeando al periodo transicional hacia un anquilosamiento de estructuras neoliberales, o hacia una transformación que corte el cordón umbilical de manera definitiva de nuestro pasado autoritario. ¿Cómo salir victoriosas y victoriosos en este escenario?

El presente número de Movilidad, es una invitación a reflexionar y movilizarse por este futuro difícil. Desde cómo tratamos a nuestras hermanas y hermanos migrantes, a cómo resignificamos nuestra convivencia con la naturaleza, en pos de la opción de transformación. Hay que moverse por aquello que se ha logrado y quiere ser borrado, hay que moverse por aquello que aún no se ha alcanzado, hay que moverse por un matrimonio igualitario, por derechos sexuales reproductivos para las mujeres, por una nueva Constitución, por una ley de identidad de género, por la protección del ambiente, por abolir la violencia machista, por las niñas y niños del Sename, por la educación gratuita, por una nueva ley del deporte, por un ley de negociación por ramas, por un sueldo mínimo digno, por denunciar el terrorismo de Estado hacia los pueblos originarios, por una verdadera ley migración, por sacar a los apernados del Congreso; por eso y por más, en los próximos 4 años que comienzan hay que organizarse, tomarse el espacio público y mover el margen…

Compartir: