parallax background

Aves migratorias y su rol como indicador del estado de nuestro planeta

Jacques Chonchol: Es fundamental recuperar el control de todas las aguas
Mayo 23, 2018
La salmonicultura chilena es hija de la dictadura y de su proyecto
Octubre 17, 2018
 
En nuestro planeta existen cerca de 10.000 especies de aves, de las cuales un 19 por ciento se consideran total o parcialmente migratorias.

Catalina Cifuentes, Fundación Decide
Inti Lefort, Red de Observadores de Chile

 
 
“Las aves migratorias han sido llamados “las centinelas del cambio ambiental global” porque en el transcurso de un año se mueven entre muchos lugares y hábitats en todo el mundo diferentes y comprueban su situación. Su estado de salud nos da una clara señal sobre el estado cambiante general de nuestro medio ambiente. Y la señal no es buena.”

Catalina Cifuentes e Inti Lefort

L as aves migratorias y sus increíbles viajes

En nuestro planeta existen cerca de 10.000 especies de aves, de las cuales un 19 por ciento se consideran total o parcialmente migratorias. Estas, cruzan muchas fronteras, vinculando diversos ecosistemas. Una gran cantidad de estas especies pueden verse fácilmente en Chile; destino final del viaje de muchas de ellas, este es el caso del Playero Pectoral que nidifica en Alaska y emigra a Sudamérica en la época estival o del Batitú que si bien no es un residente en Chile, utiliza nuestro país como ruta para su destino en Argentina o el sorprendente Gaviotín Ártico, el ave con la migración más extensa del mundo y que recorre la distancia equivalente a ir y volver a la luna 3 veces durante sus vidas (Martinez y Gonzalez, 2017) (Codeff, 2017).

 Causas que amenazan su extinción

Año a año, estas aves inician una larga travesía, en la cual hasta el 50% de los individuos que emprenden vuelo pueden fallecer, enfrentándose a la caza indiscriminada, vulnerabilidad ante ciertos predadores (en especial especies exóticas), competencia con especies introducidas y pérdida de hábitats naturales, dejando en estado de amenaza a muchas de ellas (Fundación Conciencia Televisión, 2015).

El factor de mayor consenso en la disminución de las poblaciones de aves migratorias es la pérdida, fragmentación y degradación de los hábitats naturales que utilizan  las aves. El cual es un problema a nivel mundial y su causa principal son las presiones derivadas de una población humana en crecimiento, urbanización sin una planificación adecuada  y el uso humano intensivo de los espacios naturales. La manera en que las personas hacemos uso de la tierra, ya sea a través de la deforestación, la agricultura de gran escala, la producción de biocombustibles, la recuperación de tierras, la urbanización o la minería, afecta o derechamente destruye el hábitat de las aves migratorias, perjudicando sus poblaciones en una escala mundial (Wells, 2007).

Las aves migratorias se consideran una clave fundamental para diagnosticar el estado de salud de nuestro planeta, estas, al depender de muchos hábitats a lo largo de sus rutas migratorias, pueden facilitarnos la comprensión de nuestro entorno y sus cambios, ya que generalmente sienten los efectos de estos cambios ambientales antes que muchas otras especies animales, motivo por el cual sus poblaciones están descendiendo en gran parte de sus especies (Pulido, 2017).

En una declaración con motivo del Día Mundial de las Aves Migratorias de 2011, el Profesor Nick Davidson, Secretario General Adjunto de la Convención de Ramsar sobre los Humedales, dijo:

“Las aves migratorias han sido llamados “las centinelas del cambio ambiental global” porque en el transcurso de un año se mueven entre muchos lugares y hábitats en todo el mundo diferentes y comprueban su situación. Su estado de salud nos da una clara señal sobre el estado cambiante general de nuestro medio ambiente. Y la señal no es buena.”

Desafíos para su conservación

Nuestro planeta, particularmente nuestra especie, no ha cumplido con la protección efectiva de las aves, según un estudio publicado en la revista Science, de 1.451 especies migratorias, 1.324 (sobre el 90%) está inadecuadamente protegida, principalmente debido a la baja coordinación en la conservación en el mundo. El problema aumenta en Sudamérica, debido a la movilidad de estas especies, lo que genera protección en algunos países y en otros no. Esto ha desembocado que más de la mitad de las aves migratorias haya sufrido grandes pérdidas en su poblaciones durante los últimos 30 años, explica el Dr. Claire Runge, del Centre of Excellence for Environmental Decisions (CEED) y  University of Queensland (UQ). De todas las especies dentro de la lista roja de la IUCN menos del 3% tienen la cantidad suficiente de áreas protegidas para su correcta conservación, esto nos deja con urgentes desafíos para el corto plazo y con la necesidad plausible de una mejor coordinación internacional en materia de conservación (Birdlife, 2015).

Desde el 2010 con los Objetivos Aichi para la reducción de la tasa de pérdida de diversidad biológica, adoptados en la COP10 de la Convención sobre la Diversidad Biológica, en Nagoya, muchas convenciones ambientales como Ramsar, CMS y AEWA, se han comprometido a colaborar para proteger a las aves, pero si no se redoblan esfuerzos y mejora la coordinación entre países, no será posible revertir la situación actual que enfrentan las aves (Ramsar, 2016).

Nuestros diversos hábitats, vitales para las aves viajeras, son degradados o afectados de manera constante, a una velocidad preocupante y el panorama es cada vez más sombrío. La Asociación de BirdLife, junto a más de 110 organizaciones de conservación a lo largo de las rutas migratorias del mundo, han trabajado cruzando fronteras para ayudar a detener esta tendencia y lograr una conservación con una visión integrada, efectiva y necesaria para conseguir un cambio a favor de estas inspiradoras aves (worldmigratorybirday, 2018).

¿Cómo estamos afrontando el problema en Chile?

En Chile se han realizado esfuerzos para cuantificar e identificar el estado de las aves migratorias en nuestro país, es así como el 2017 se lanzó el “Atlas de las aves playeras de Chile”, considerando que gran parte de las aves migratorias corresponden a esta categoría, este entrega información de las poblaciones de aves entre Arica y el sur de la isla de Chiloé, identificando 9 sitios prioritarios para su conservación, entre ellos la desembocadura y estuario del Río Maipo, actualmente bajo gran presión debido a proyectos ligados al puerto de San Antonio (Walther et al, 2017). Otra valiosa iniciativa son los Censos Neotropicales de Aves Acuáticas, organizados por Wetland International y llevados a cabo en Chile por la Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre (ROC), los cuales dos veces al año levantan información acerca de las aves que habitan un gran número de humedales en todas la regiones de nuestro país, de esta forma se espera poder tener información acerca de las tendencias poblacionales de estas mismas, actualmente el primer informe de estos censos se encuentra en desarrollo.

En la actualidad no existe una política contundente para la protección de las áreas importantes para las aves migratorias, un ejemplo de este conflicto se puede hallar en una de las zonas urbanas más importantes de Chile; Concepción, dentro de ella se encuentran 37 humedales, que representan casi la mitad de la superficie de la ciudad y donde solo uno de ellos cuenta con protección por parte del gobierno.

“En Chile no existe la planificación, solo hay normas de construcción, y si el plano regulador establece que si un humedal está dentro del área de expansión urbana no hay ningún problema en rellenarlo. Se consideran como simples terrenos baldíos y pantanos, la legislación sólo protege aquellos que están ubicados fuera de las ciudades”. Situación que deja grandes preocupaciones al considerar el explosivo aumento de las zonas urbanas en nuestro país, señala Carolina Rojas, geográfa de la Universidad de Concepción.

El problema, es que no estamos tomando decisiones desde un enfoque ecosistémico y en la medida que sigamos evaluando exclusivamente entorno a la significancia que tiene un determinado lugar para el desarrollo de la especie humana, no seremos capaces de adecuarnos a las grandes problemáticas que tenemos a la “vuelta de la esquina”.

Los humedales son uno de los ecosistemas más productivos del mundo, alojan una gran diversidad biológica, fuentes de agua y productividad primaria de las que innumerables especies de flora y fauna dependen para seguir existiendo. Considerándolos como una gran reserva genética de especies además de los múltiples servicios ecosistémicos que ofrecen (reservas y depuradores de agua dulce, alimento, medicinas, estabilización de costas, control de inundaciones, reponedores de aguas subterráneas y reguladores climáticos).

Saber dónde se encuentran los sitios prioritarios para las aves migratorias es clave para su conservación. Cada vez hay herramientas más sofisticadas que nos permiten conocer dónde están los sitios críticos para las aves migratorias. Esta información colabora significativamente a los esfuerzos de conservación, y también facilita  la aplicación nacional de los acuerdos ambientales internacionales, como la Convención de Ramsar sobre los Humedales. En las últimas décadas este conocimiento ha ido en aumento y el siguiente paso es contar con sistemas de información integrados que puedan ser considerados en el desarrollo nacional multisectorial y en el ordenamiento o planificación de nuestro territorio, esto también incluye pensar en que escala implementamos políticas, planes y programas. Evaluar efectos que tienen extensos parques de energías renovables, es igual de importante a estudiar y evidenciar los efectos que tiene el cambio de uso de suelo que favorecen a las inmobiliarias, ya no podemos seguir planificando de manera antojadiza, el desafío está en considerar todos los efectos de nuestras decisiones como especie, entendiendo que co-habitamos con una gran diversidad de vidas en un mundo con límites definidos.

Debemos tomar el peso a las acciones del presente y como están repercuten en el futuro, un cambio de paradigma en cómo nos relacionamos con los ecosistemas y las demás especies animales y vegetales es necesario si queremos tener políticas de conservación efectivas y seguir manteniendo un mundo habitable para todos.

En concreto y para avanzar en la protección de las aves migratorias se necesitan cambios en lo referente al ordenamiento territorial, donde se le dé una importancia mayor a aquellos ecosistemas que soportan su ciclo vital, como los humedales y estuarios. Hacer una mejora a la Ley de caza incluyendo criterios de conservación para estas aves, potenciar una política de control de especies exóticas y mejorar la representatividad de las áreas silvestres protegidas procurando mejorar la representatividad de ecosistemas protegidos donde en Chile, en un estudio realizado el 2014 se concluye “Respecto de la clasificación de ecosistemas utilizada, se puede concluir que presenta una brecha a superar, respecto de la inclusión efectiva de ecosistemas de humedales y de aguas continentales” (Moya et al, 2014).

Bibliografía

BIRDLIFE, 2015. Wordl Failing protect its megratoty birds. [En Linea] < http://www.birdlife.org/worldwide/news/world-failing-protect-its-migratory-birds> (Consulta: Enero 2017)

CODEFF, 2017. La importancia las aves migratorias [En Línea] <https://www.codeff.cl/la-importancia-las-aves-migratorias/> (Consulta: Diciembre 2017)

Fundación Conciencia Televisión, 2015. Cuatro razones para cuidar a las aves migratorias. [En Línea] <https://www.concienciatv.gob.ve/content/4-razones-para-cuidar-de-las-aves-migratorias> (Consulta: Diciembre 2017)

García-Walther J., Senner N., Norambuena H. & Schimitt F. 2017. Atlas de las aves playeras de Chile: Sitios importantes para su conservación. Universidad Santo Tomás. Santiago, Chile.

Martínez D. & González G. 2017. Las Aves de Chile, Guía de Campo y Breve Historia Natural. Ediciones del Naturalista. Santiago, Chile.

Moya D; Herreros J; Ferreyra J; 2014. Representatividad de ecosistemas terrestres en el sistema nacional de áreas protegidas y sitios prioritarios. Ministerio de medio ambiente. [En Línea] <http://bdrnap.mma.gob.cl/recursos/privados/Recursos/CNAP/GEF-SNAP/Moya_Herreros_Ferreyra_2014_f.pdf> (Consulta: Diciembre 2017).

Peridodismo Universidad de Concepción, 2017. Grave daño ambiental humedales concepción [En Línea] <http://www.periodismoudec.cl/tiemporeal/2017/08/11/grave-dano-ambiental-humedales-concepcion/> ( Consulta: Diciembre 2017)

RAMSAR, 2016. Día internacional de las aves migratorias. [En Linea] < www.ramsar.org> (Consulta: Enero 2017)

Stotz D., Fitzpatrick J., Parker T. & Moskovits D.1996. Neotropical birds: ecology and conservation. The university of Chicago press. Chicago, Estados Unidos.

Wells J. 2007. Birder´s conservation handbook: 100 North American birds at risk. Princeton University Press. New Jersey, Estados Unidos.

WORDMIGRATORYBIRDDAY, 2018. [En Línea] <www.worldmigratorybirdday.org> (Consulta: Agosto, 2018)

Compartir: