parallax background

Agua y gentes en la región del litio

Litio psíquico
Julio 5, 2017
Cesar Hidalgo: el desarrollo es la acumulación de conocimiento y la capacidad de aprender
Julio 5, 2017

S alar de Atacama. Sobre esta extensa meseta salina se desarrollan particulares ambientes lacustres cuyo funcionamiento puede verse afectado por la explotación del Litio que crece enormemente en el sector sur-oeste del Salar de Atacama, núcleo del mismo. Este conflicto socioambiental tiene al agua como centro de atención y a las comunidades atacameñas como principales actores frente a un escenario que puede acabar con la afectación total y definitiva de algunos ecosistemas únicos.

Río San Pedro (finales de febrero). Aunque pareciera que el agua no es protagonista de la geografía del norte, resulta que sí lo es y en alto grado, ya que su actuación breve pero intensa en épocas estivales logra modificar dramáticamente el relieve y sirve de fuente primera para el reabastecimiento de los acuíferos. El 87% de la precipitación anual ocurre entre diciembre y marzo, y es la precipitación la principal fuente de recarga.

Torrentes efímeros pero destructivos. El agua, escasa en el desierto de Atacama, aparece con sorpresiva abundancia en los meses estivales, cuando intensas lluvias altiplánicas destruyen las laderas desnudas y aumentan los caudales hasta convertirlos en peligrosos torrentes.

Preparación del Challeo, ceremonia Atacameña. Para las comunidades atacameñas que viven en los alrededores del salar la explotación del litio significa una amenaza constante, sobre todo en la medida que empresas como SQM no consideren la afectación de sus obras en las gentes del sector y en los ambientes aparentemente estériles del salar.

Challeo de autos y tractores. La cultura atacameña respeta las ceremonias que han venido haciéndose de tiempos remotos, han sabido incorporarse a los tiempos modernos sin dejar atrás la cosmovisión que los sostiene.

Delimitación de las tierras atacameñas. Las comunidades están tremendamente conscientes de su posición frente a grandes proyectos mineros, no están dispuestos a ser pasados a llevar y conocen los derechos ancestrales que tienen sobre las tierras altiplánicas. La minería del Litio entonces debe considerar el desarrollo de estas comunidades como principal eje de sus políticas, para que no sea de nuevo la extracción lo que prevalezca.

Ojos del Salar. Entender la estructura y funcionamiento de los acuíferos del salar es fundamental para estimar la real afectación que pudieran tener las actividades del Litio en los sistemas lacustres. Los principales sistemas Lacustres Soncor, Aguas de Quelana y Peine, están protegidos dentro de la Reserva Nacional Los Flamencos y su valor ecosistémico es indudable. Aparecen en varios sectores del Salar cuerpos de agua fresca, otras de agua salada, algunas aguas son frías otras más cálidas, cuestión que sólo evidencia la complejidad de los acuíferos.

Un recordatorio. A pesar de las intensas lluvias que precedieron días y horas a esta fotografía, ya hay cuerpos de aguas que han desaparecido. La utilización irracional del agua es un persistente peligro para la supervivencia de estos ecosistemas.

Estromatolitos en Laguna Tebenquiche. En los bordes de lagunas como la de Tebenquiche prosperan organismos microscópicos que puede remontarnos a los orígenes de la vida en la Tierra hace 4000 millones de años, pueden incluso llevarnos a intuir cómo podría ser la vida en otros planetas y pueden también generar innovaciones en el área de la biotecnología. El estudio acabado de estos ecosistemas, su valoración patrimonial y su preservación integral dependen de voluntades conjuntas, pero la extracción del Litio sigue siendo la principal amenaza.

Playero Blanco (Calidris alba) en Laguna Tebenquiche. La biodiversidad que aparece en el salar de Atacama está vinculada directamente con las zonas lacustres. Las aves encuentran alimento y refugio en estos verdaderos oasis del desierto, por tanto la potencial desecación que puede producirse por un uso indiscriminado de las agua del acuífero sería fatal para todos estos organismos y para el turismo en la zona.

Infraestructura para el turismo y la conservación en Laguna Tebenquiche. Los esfuerzos de conservación surgen aquí no como una forma de cuidado de la naturaleza por un capricho estético, estos ecosistemas como otros en Chile cumplen una función específica, como son el control de la erosión y macroclima, el racionamiento de los flujos y provisión del agua. Las áreas protegidas aportan al país un subsidio que ha sido estimado en 2000 millones de dólares anuales por concepto de servicios ecosistémicos, hablamos del valor que tiene la diversidad biológica en términos culturales, económicos y sociales, entre otros.

Compartir: